Baphomet y el engaño

 

 

Todo aquel que alguna vez empuñó espada contra sus hermanos de género (el género humano) fue engañado. Fueron engañados los templarios, los rosacruces, los illuminati, la masonería, etc., haciéndoles creer que Baphomet es el dios de Luz en este nuestro mundo.

 Baphomet, o Lucifer tiene un importante papel que jugar en este nuestro mundo, y pudiera simbolizar a ese grupo de almas que se entregó para servirnos la dualidad de forma que pudiéramos elegir en nuestro interior entre Luz y Oscuridad, pues siempre tendríamos así las dos posibilidades de elección, bien y mal. Tan solo hemos de conocer que alguien nos está ayudando desde el otro lado, y nos ayuda ofreciéndonos la posibilidad de elección del mal.

Pero si alguien de entre nosotros traspasó la mera simbología y se dejó envolver con rituales en los que existe derrame de sangre, ese alguien fue engañado.

Alguien creó este mundo, sí, pero fuimos nosotros mismos para poder experimentar la magia de las sensaciones y de las emociones asociadas a estas. Al descender a las bajas vibraciones de lo denso, olvidamos Quienes Éramos; era necesario olvidar, pues en ese caso hubiese sido como ponernos unas trampas que ya conocemos; no se crea emoción, ni positiva ni negativa.

Todo ha de pasar por Baphomet, o Lucifer, incluso dentro de nosotros mismos. La simbología de Baphomet sentado sobre la Tierra significaría que él es el señor de este mundo. Pero quienes no vienen con buenas intenciones se olvidan de decirnos que incluso Baphomet está hecho de la misma esencia del SER, del Padre/Madre Dios. Baphomet representaría la parte oscura de nosotros mismos, algo latente en nuestro interior que nos sirve la posibilidad de elección de lo negativo; sin esta posibilidad, el retorno a Nuestro Hogar resultaría prácticamente imposible, o mucho más largo, pues es necesario que algo quede impreso en lo más sublime de nosotros mismos, nuestra alma, como para que recordemos que la elección de lo negativo puede de momento resultar placentero o podemos creer que nos beneficia, pero que a la larga nos perjudica. Lo negativo es una herramienta muy importante de la que disponemos para superarnos a nosotros mismos y conquistar nuestro ego, la sensación nuestra de separación.

Somos chispas del SER, del Todo, que emprendimos un viaje de la Luz a la Oscuridad (falta de Luz) para conocernos no solo como Luz, sino como mucho más y así poder experimentar la grandiosidad del SER a través de nuestras propias Creaciones, un mar de Creaciones, ya que la cantidad de chispas que saltaron de la Luz para conocerse y expandir al SER, es infinita.

Hemos de tener cuidado para no perdernos de forma que quienes nos tienden las trampas sirviéndonos la negatividad no nos atrapen y nos hagan sufrir a través de gentes de las nuestras que se vendieron por ilusión (Maya: riquezas y poder). Los engaños son muy numerosos en estos temas. Pero lo importante es conocer que tan solo existe la Luz y que nosotros somos seres de Luz y a ella hemos de regresar.

La Oscuridad tan solo es la eclipsación de la Luz a través de Maya, de ilusión. Es necesaria la Oscuridad en nuestro mundo, pero hemos de saber equilibrarla siempre. Cuando exista gran desequilibrio por mucha Luz, habrá poco avance hacia nuestro Hogar. Cuando exista gran desequilibrio por mucha Oscuridad, también habrá poco avance, o nada, hacia nuestro Hogar.

 

El Libertario

 

 Baphomet

 

 Baphomet sobre la Tierra, su lugar temporal de trabajo, pues al final de los tiempos de la Tierra este cambiará su misión por otra diferente