Integración de la tercera hebra de ADN

 
 

La integración de la tercera hebra es el progreso más importante de todo lo que vendrá, pues teje en vuestra esencia la consciencia de todos los cuerpos celestes de vuestro sistema solar, la intención de los seres extradimensionales que os sirvieron en la siembra, y la conciencia superior de vuestras almas –creando triangulación en el interior de cada célula de vuestro ser. Correctamente realizado, el proceso de entrelazar las tres hebras activa instantáneamente el timo –la glándula maestra y la torre central de control de vuestros cuerpos sutiles- del mismo modo que al pulsar el interruptor de una pared se inunda de luz una habitación oscura.

 
La cualidad receptiva de una molécula de agua hexagonal cosmométricamente alineada es idéntica a la capacidad de la molécula para reverberar en esas frecuencias resonantes específicas que crean el campo vibratorio ideal en el que la tercera hebra del ADN, la primera hebra etérica que ha de reintegrarse en la doble hélice, puede finalmente cristalizar y en última instancia anclarse como una realidad material –primero en un nivel molecular de la conciencia, luego en un nivel celular y así sucesivamente.
 

Vuestros pensamientos elevados vibrando rápidamente; las brillantes ondas de luz que emanan de vuestros corazones; las exquisitas frecuencias producidas cuando tocáis cuencos tibetanos o carrillones, la música angélica de los números uno: Mozart, Bach y Beethoven… todo ello frecuencias armónicas introducidas en el agua que se bebe y luego se reflejan en todo el cuerpo, pudiendo transformar las moléculas de agua de vuestro ser en estructuras cosmométricas perfectas que encarnan la sabiduría primordial del Universo.

 
Estas sagradas configuraciones tienen forma*, como copos de nieve, como interminables variaciones de la estrella de seis puntas, el hexagrama –símbolo de esa consideración quintaesencial de toda la existencia:
Como arriba, así es abajo y Como abajo, así es arriba.
 
Por muy discordantes y energéticamente fragmentadas que estén las moléculas del agua de vuestros cuerpos ambientalmente bombardeados, la naturaleza de la vida y de la conciencia es alcanzar finalmente la perfección –escalar la espiral, buscando la plena iluminación. Del mismo modo cada molécula de vuestro ser se esfuerza por lograr ese propósito anímico desde el que fue diseñada –recuperar el patrón de proporción y belleza cosmométrica y hacer sonar esa vibración a través del Universo del Ser.
 

El agua que ha sido aumentada para que resuene en sus niveles más elevados de conciencia, aumentada por vuestra intención, el agua que ha sido purificada con sonido y luz antes de introducirla en los mares corporales… el agua que ha sido agradecida, amada y apreciada, comunicará efectivamente esa elevada dimensión por todo el cuerpo.

 

¡Basta de Secretos! ¡Basta de Mentiras! – Patricia Cori

*tal como vimos a través de los experimentos de Masaru Emoto

 

El sonido adecuado y nuestra intención pueden ser herramientas de primer orden para nuestra transformación en seres multidimensionales conscientes dejando de lado nuestro caminar por la limitada conciencia, comenzando así a materializar realidades superiores lejos de las que hasta ahora hemos experimentado y que nos trajeron dolor desde nuestro nacimiento a esta experiencia limitada, durante el transcurso y hasta el momento que dejamos nuestro vehículo material.

 

El Libertario

 

 

La absorción de luz está restaurando el ADN de los cuerpos a su estado previo al que las fuerzas oscuras "alteraran la estructura celular de la humanidad terrestre para "embotarlos" intelectual, espiritual y físicamente. Si algo puede ser llamado "pecado", es la interferencia con el crecimiento de un alma, violando las leyes universales, eso es exactamente lo que las fuerzas oscuras hicieron a una civilización entera.

 

En densidades superiores, las células son cristalinas y su composición abarca pureza de carácter, claridad espiritual y una larga vida física libre de toda enfermedad. Por el contrario, las células de carbono de las formas de vida de tercera densidad invitan a las características básicas asociadas con el mal, así como un reducido poder mental, una voluntad severamente debilitada y una multitud de enfermedades físicas, emocionales y mentales. Las vidas con esas características y debilidades dominantes en los cuerpos de los pueblos y reflejadas en sus pensamientos, los sentimientos y comportamiento se almacenaban en memorias celulares y se hacían presentes de generación en generación.

 

       Fue esa alteración diabólica de la composición de la humanidad que hizo hace eones que los personajes de las almas bajaran gradualmente de los planos de luz a la tercera densidad profunda, donde los títeres planetarios de las fuerzas oscuras podrían fácilmente mantener a las masas ignorando sus orígenes en la luz, su ilimitado potencial de manifestación, y la inseparabilidad de todas las almas con Dios y entre sí. Salir de ese nivel de limitaciones, donde las fuerzas oscuras reinaban a través de su poderosa herramienta y combustible, ¡el MIEDO!, ha requerido de un esfuerzo heroico por parte de almas que una y otra vez encarnaron con la intención de superar la oscura influencia, pero fracasaron. La mayoría de ustedes pasó muchos cientos de vidas en ese ciclo de prueba / fracaso, ¡y esta vez lograron salir de esa situación. Al absorber la luz, usted está recuperando su ser dios/diosa y tomando su legítimo lugar en nuestra familia universal.

 

El ADN de 12 hebras que existe en los seres humanos de la Tierra hasta ahora está siendo restablecido para prepararlos para asimilar la luz transmitida para elevar sus conexiones espirituales y conscientes con velocidades vibratorias de mayor densidad. En el hundimiento desde el comienzo de la Creación, el ADN original de 30 hebras en las formas de vida inteligente se redujo hasta alcanzar el nivel actual en tercera densidad.

 

El ADN es la sustancia de luz dentro del cuerpo físico a nivel celular. Cuando la fisicalidad ocurrió por primera vez, tan atrás en la antigüedad que en este nivel no podemos comprender cuando, la conformidad total con los materiales de construcción originales del Creador reinó sin cuestionamiento o desviación. Todos los materiales creadores eran de luz.

 

A medida que los materiales se volvieron más densos para manifestarse en forma más que en sólo luz y conciencia, se requerían cambios en la estructura de los elementos de ADN. Ellos se hicieron más estrictos en la composición como los cuerpos más densos y las sustancias para la construcción fueron visualizados y manifestados. Eventualmente, la densidad llegó a ser tal que el ADN original de 30 hebras se redujo a sólo una hebra en la forma de vida más primitiva posible de producir, que se podría llamar sub-vida. Usted no las conoce, ya que en el nivel de la Tierra por lo menos se requieren dos hebras.

 

     El descenso en la densidad fue el foco de la vida humana de la Tierra por un largo período, así su planeta se pobló de gente cuyo número reducido de hebras de ADN era el resultado natural de su intención creativa. Así como la intención de producir vida con el mínimo de hebras de ADN dotadas que, lo mismo es cierto en los correspondientes aumentos de las hebras como las almas que están buscando formas superiores de manifestación. Esto está ocurriendo ahora en la Tierra, ya que la intención de algunas almas es ascender más que permanecer estáticas.

 

Si piensan cuantas veces hemos dicho que la luz y el amor son la misma energía y esta energía es la fuerza más poderosa en el cosmos, sepan que cuando la luz está severamente reducida en las células de los pueblos, lo mismo sucede con su capacidad para amar-y el amor es la clave para la auto-evolución y para transformar los mundos.

 

Y ahora, querida familia, ustedes también saben, por qué "sólo irradiando su luz" están ayudando invaluablemente a la Tierra y a todas sus formas de vida. Además, al hacerlo, sus células están cambiando a la estructura cristalina que permite la expansión del ADN, así están avanzando en su propio estado evolutivo. Esto no hace que su ayuda sea egoísta- a lo largo de los siglos las civilizaciones más fuertes ayudan a las formas más débiles y así las formas de vida han estado avanzando en la recuperación de su ADN originalmente dotado. Durante el proceso de ascensión de la Tierra, que la ha llevado a planos de velocidades vibratorias cada vez más altas, algunas almas que encarnaron allí diseñaron las células de sus personajes con cuatro hebras de ADN y el número de almas que hacen esto está creciendo.

 

Suzanne Ward, canalizando a su hijo Mattew

 

 

El ADN, puerta al infinito

 

A lo largo de los eones de tiempo, ningún humano pierde jamás ninguna de las revelaciones espirituales que ha tenido. Con intención, cualquier humano puede despertar hasta el punto en el que su ADN guarda aquello que ha aprendido a lo largo de todas sus vidas; con vuestra intención y la epifanía de vuestra divinidad interior hacéis que el mismo ADN despierte, y todo lo espiritual que habéis aprendido regresará volando y será vuestro de nuevo. ¿Cómo podría no ser así? Fuisteis vosotros los que abristeis la puerta, y todo eso os pertenece. Estas han de ser buenas noticias para quienes se pregunten qué va a pasar si regresan, como: ¿tendrán que volver a empezar de nuevo? ¿tendrán que volver a pasar por todo aquello por lo que han pasado en esta vida? La respuesta es que no; sigue habiendo libre albedrío, y podrán pasar muchas vidas sin ningún tipo de búsqueda espiritual, pero en este cambio que está teniendo lugar ahora son muchos los que están comenzando a “recordar” quiénes son y lo que saben.

 

Algunos de vosotros habéis dicho que no queréis regresar de nuevo, por lo difícil que ha sido esta vez; algunos tenéis la intrínseca e innata sensación de que esta es vuestra última vez. Os diré lo que sucede: lo primero que quieren hacer los maestros y las almas viejas cuando llegan al otro lado del velo es regresar… ¡y esos sois vosotros! La mayoría lo haréis, y cuando lo hagáis “retomaréis el hilo” donde lo dejasteis, no volveréis a empezar: está en el ADN. Es hermoso… La sabiduría de los tiempos se halla impresa en el ADN. Es algo cuántico y, por consiguiente, enorme. El cristal que tenéis en la Cueva de la Creación lo guarda para vosotros y activa vuestro ADN cuando regresáis en un cuerpo humano diferente.

 

¿No es interesante que ahora que la humanidad ha visto el genoma humano vea lo único que es? ¿No es interesante? El ADN es totalmente único; no hay un solo Ser Humano que tenga el ADN igual a otro, ni siquiera los gemelos idénticos: en los gemelos, solo una fracción del mismo es idéntica (menos del 5%), pero las partes cuánticas no codificadas en proteínas no lo son; estas son absolutamente únicas para cada ser humano.

 

Aún hay más. Dentro del ADN hay propiedades del “trozo de Dios” que sois: la impronta del Yo Superior está ahí.

 

El ADN es muchísimo más grande de lo que creéis, e incluso hoy en día los científicos están comenzando a reconocer que tal vez el 90% del ADN que es aparentemente “azaroso” o aleatorio no sea en absoluto un lenguaje ni un código, sino que tal vez sea lo que ellos llamarían “elementos químicos influyentes” que, de algún modo, modifican o configuran el 5% que constituye el motor del patrón genético original. Lo irónico es que esto es exactamente lo que está sucediendo, pero no como lo están viendo los científicos.

 

El 90% de vuestro ADN es un reflejo de vuestra espiritualidad: allí se encuentra el Registro Akáshico, el Yo Superior, aquello que buscáis y que llamáis “un portal al otro lado”. En estado cuántico, todo esto, de hecho, no se encuentra en absoluto en la composición química; pensad en todos esos elementos químicos juntos, como si formasen un puente, o una especie de tubería, un portal o una flecha cuántica que señalase hacia a algo. En lugar de pensar de un modo lineal que existe un comportamiento o una caja donde está vuestro Yo Superior, pensad en una entrada: si pudieseis ir allí y ver el estado cuántico en el que se halla entraríais como en una tubería que os llevaría a todo lo que existe. Así pues, comprended que este puente químico tridimensional/cuántico ejerce una influencia sagrada en el genoma, y que es muy grande: contiene la mayor parte de la información del patrón original humano de la vida.

 
El Akasha humano – Kryon, a través de Monika Muranyi
 
 
 
 
 
 

Hay una razón por la que envejecéis: la razón es la impronta que habéis puesto sobre la energía del planeta; es por ello que en el pasado los humanos vivían 600 o 700 años pero vosotros no llegáis  más que a los 80. Algo ha ocurrido con la energía de este planeta que ha afectado realmente al patrón original de las células madre. Y vaya si es así. Escuchad: cada vez que una célula se reproduce para fabricar otra surge un interrogante dentro del proceso de división; es decir, se formula una pregunta; el núcleo de la célula está a punto de separarse por la división celular, está ya casi listo para formar otra célula exactamente igual que ella misma, pero justo antes de que lo haga surge una pregunta. Es la Sabiduría Innata la que responde. ¿Hago una copia de esta o voy al patrón original? Y se responde con esta otra pregunta: ¿Hay información nueva? La respuesta: No, así que haz una copia.

 

Si podéis, imaginad por un momento, quizás en esa décima de segundo en que la célula se está partiendo, que la respuesta fuese: “Espera un momento, hay información nueva. Quiero que tus telómeros se alarguen, así que ve al patrón original que hay dentro de la célula madre y haz que así sea”. Entonces la célula que se produce es prístina, y mejor que la anterior vieja, y el Ser Humano modifica el proceso de envejecimiento  y vive muchísimo tiempo. ¿Quizás mejora el sistema inmunológico? ¿Quizás mejoran muchas cosas? Pero fabrica una nueva célula, y no una copia de la vieja.

 

¿Cuál sería esa nueva información? La respuesta es: que la conciencia humana estaría comenzando a cambiar la Rejilla Cristalina, que forma parte de la medición de la vibración del planeta: a medida que esta va elevándose van habilitándose más cosas del ADN. Se trata del denominado “efecto Gaia”, y afecta a la vida humana.

 

Vuestra conciencia, vuestra Sabiduría Innata y vuestro Yo Superior están preparados para crear un cuerpo que apenas envejezca y en el que no tengáis que preocuparos tanto por la enfermedad. Es más que solo química; es la conciencia sobre la materia: podéis comenzar a tener paz, y podéis pedir que haya menos drama a vuestro alrededor. Os convertís en unos seres humanos distintos, y vuestros amigos lo notarán… aunque no todos van a apreciarlo.

 

¿Quizás ya estáis empezando a entender todo esto? Es lo mismo que os dijeron los maestros del planeta; y tampoco es nada distinto a lo que sabían los Antiguos: es de lo que hablaban y lo que os transmitieron. Ahora vosotros os halláis en una nueva energía, una energía en que todo esto se cierne ya sobre vosotros y estáis comenzando a sentirlo. ¿Cómo vais a aprovecharlo?

 

¿Cómo hacer todo esto?, os lo diré: existe un puente y se llama intuición. Para los seres humanos, la intuición es el sistema de mensajes multidimensional; no se genera desde el cerebro, ni se percibe de un modo “lineal”; os llega a través del portal del Yo Superior, y siempre es correcta para vosotros. Pero tenéis que aprender a descifrarla. La intuición espiritual no es más que un grado superior de intuición humana que tenéis dentro de vuestro propio cuerpo.

 

La intuición es el puente con la “Sabiduría Innata”. Comenzad a utilizar ese poder intuitivo que poseen todos y cada uno de los Humanos. A veces, cuando se os presenta una intuición, entráis en un estado concentrado de pesquisas intelectuales: ¿qué significa?, ¿he sido yo o ha sido otra cosa? En lugar de ello, ¿por qué no hablar ahora mismo con vuestro cuerpo? La Sabiduría Innata sois VOSOTROS, de modo que podéis hablar con ella y decirle: Querido Espíritu/Cuerpo/Sabiduría Innata, elijo fusionarme contigo de la forma en que tú decidas. La Sabiduría Innata sabe más que la conciencia humana lineal producida por el cerebro. La Sabiduría Innata es un estado cuántico; es la parte cuántica del Ser Humano.

 

En la teoría de las supercuerdas, los científicos dicen que en el centro del átomo existen once dimensiones. En realidad, hay más de 27… ya lo averiguarán. Y ¿qué hay en las otras? La Sabiduría Innata lo sabe todo, y vosotros la poseéis. Se trata de información que puede escribirse y reescribirse en el interior de vuestro ADN y que puede influir en vuestras células madre y hablar directamente a vuestro cuerpo biológico.

 

 

El Akasha humano – Kryon, a través de Monika Muranyi

 

 
 

La energía de Gaia es dirigida por la humanidad

 

Gaia (la Tierra) coopera con la humanidad. Gaia está siempre midiendo los atributos del grupo formado por la humanidad*.Cuando no había más que unos pocos Seres Humanos en el planeta, y estos estaban en contacto con Gaia, Gaia respondía. Y vuestro ADN también lo hizo: siguió el ejemplo de Gaia en cuanto a lo bien que funcionaba. El ADN, que es el “prototipo original” de un Humano, está diseñado para trabajar con Gaia, y Gaia está diseñada para reaccionar a la conciencia Humana: forman un sistema cerrado, y uno influye siempre en el otro.

 

El ADN está diseñado para dar una vida muy larga al Ser Humano, y está diseñado también para el competo rejuvenecimiento y la autocuración. El ADN está diseñado para que el puente entre vosotros y lo innato esté siempre ahí. Sin embargo, no es así como es, ¿verdad? Habéis oído hablar de aquellos Seres Humanos de la antigüedad que vivían muchísimos años**. ¿Fue un error de transcripción de las escrituras? No. Entonces, ¿qué era lo que hacía que algunos Seres Humanos tuviesen, realmente, más años de salud entonces que ahora? ¿Son ciertas las edades que se dice que alcanzaban? Os diré: sí, lo son, y os diré el por qué. El campo que os rodea a vosotros y a los demás se halla tan alineado con Gaia que cooperáis y cambiáis los unos de acuerdo con la otra y viceversa: eso es lo que sabían los antiguos, y es por ello que formaban un todo con el planeta. Esto es algo que vosotros vais a comenzar a descubrir también.

 

Gaia sigue el camino que le marca la conciencia Humana en cuanto a la energía a crear en el planeta. Y es recíproco, puesto que vuestro ADN, en conjunto, responde a algo denominado Rejilla Cristalina del planeta: una “rejilla de memoria” esotérica que contiene la energía y los acontecimientos almacenados de la humanidad. Ya os hemos transmitido enseñanzas sobre la Rejilla Cristalina en otras ocasiones, pero podría decirse que es como un armazón que rodea lo que es el polvo de la Tierra y que no se ve pero que contiene todas las energías y la historia de cualquiera que haya vivido jamás en el planeta. Cuando nacéis, al tomar vuestro primer aliento, el campo cuántico de vuestra condición de humanos mira la rejilla Cristalina y adapta su eficacia para la energía del planeta. La humanidad ha sido creada en esta energía en el tiempo que ha estado aquí.

 

Ahora mismo, la energía de este planeta está llena de milenios de guerra y de las luchas, el machismo y la intolerancia de la vieja energía: esto es, pues, a lo que el ADN se adapta en el momento de vuestro nacimiento. La eficacia de vuestro ADN, si bien estáis diseñados para que sea del 100 por cien, se encuentra ahora mismo al 30 por ciento. Y eso, queridos, es lo que está cambiando***, puesto que ahora el ADN está comenzando a funcionar con un mayor nivel de eficacia debido al cambio de conciencia que se está produciendo. Los primeros en quienes lo estáis viendo, por supuesto, son aquellos que están naciendo actualmente, ya que en el momento de tomar el primer aliento, estos se hallan ahora al 35 por ciento, lo que se traduce en un Ser Humano que es muchísimo más consciente y más conceptual a una edad muchísimo más temprana: es casi como si tuviesen un saber instintivo de la condición Humana en su globalidad, en lugar de tener que aprenderlo otra vez desde el principio, como hicisteis vosotros.

 

Ya os hemos hablado otras veces de los nuevos niños, y es por esta razón que son tan “fuera de lo normal”, y vosotros sabéis que lo son. Así pues, podríais decir: ¡Pues vaya, qué mala jugada que no podamos elevar nosotros mismos la eficacia de nuestro ADN! ¡Es que sí podéis! Porque la energía del planeta está alerta y dispuesta a enviar la señal al alma vieja que empieza a comprender que puede transformar su propio campo a través de las plantillas que flotan en su interior, mediante la conciencia, la intención pura, y mediante la compasión: ¡podéis cambiar la “impronta” cuántica del ADN con compasión!

 

Kryon – La Recalibración de la Humanidad
 
*lo mismo ocurre con los hermanos que desde sus naves vigilan el transcurrir de nuestros días en el planeta Tierra, unas naves invisibles a nuestros ojos; también somos monitorizados por los ordenadores de los super-hombres del interior de la Tierra
**los super-humanos del interior de Gaia también viven muchos años, miles de años. Cuando lo que brilla en uno/a es la Luz, por haberse alineado con la Luz uno/a y la sociedad en la que vive, la vida en el cuerpo denso no acaba en muchos miles de años, incluso cientos de miles de años en algunos casos
***alguien ya sabe esto: la élite oculta; por eso no repara en gastos para esparcir venenos por nuestra atmósfera, y además crea a través de sus sirvientes empresas que se dedican a envenenar nuestros alimentos y a adulterarlos genéticamente
 
 
 
 

El equilibrio planetario

 

En este planeta, el balance de lo que ha sucedido, de lo que los Humanos han hecho a través de los tiempos, permanece aquí; está grabado a nivel cuántico en lo que se denomina ‘la Rejilla Cristalina’. Todo lo que tiene lugar en el planeta, lo que crean los Humanos, permanece aquí como energía. Cada situación en la que se crea energía permanece en la rejilla Cristalina: si hay alguna energía oscura creada por los Humanos la Rejilla Cristalina emana oscuridad; si hay una energía de luz emana luz.

 

Durante 23 años, y especialmente en los últimos 18, habéis cambiado el equilibrio luz/oscuridad de Gaia. En el proceso, vuestro ADN comienza a cambiar también: está sintonizado a nivel cuántico con la Rejilla Cristalina. Es decir que, entonces, no solo empieza a cambiar en vosotros, sino también en cada bebé que nace. Podría decirse que, en el momento del nacimiento, el campo de ADN Humano ‘mira a su alrededor’ y recoge la energía que le llega de la rejilla Cristalina: esa es, pues, la energía inicial que tendrá para la vida. Por consiguiente, lo que hagáis ahora afecta a la energía de la Tierra e incluso a la conciencia de la humanidad que está por venir. Pensadlo. Durante eones de tiempo, no ha cambiado nada: la naturaleza Humana fue siempre la misma y, por lo tanto, nunca visteis nada más que guerra y frustración. Ahora, esto está empezando a cambiar, y lo han creado los Trabajadores de la Luz que hay en el planeta.

 

Los niños están cambiando; son diferentes; algunos están adquiriendo atributos cuánticos. El equilibrio entre luz y oscuridad de la Tierra está afectando al ADN* de los recién nacidos. La historia ya no se repite, y la población del planeta, en lugar de continuar separándose y dividiéndose, está intentando poco a poco ir juntándose: esto se producirá a lo largo de generaciones, de modo que no es tan evidente como algo que pueda suceder de una semana a otra y que los Humanos mirarían con su impaciencia y su búsqueda intelectual de una realidad que se mueve deprisa.

 

Lo que esto significa es que podéis quedaros aquí más tiempo, no importa lo que os hayan dicho. Tenéis a vuestro alcance una vida más larga, mucho más larga.

 

Kryon – La Recalibración de la Humanidad
 
*ocurre lo mismo cuando se cae en conciencia por acercamiento a la Oscuridad; nuestro ADN se degrada y nuestra vida se acorta