Nunca se equivocó nadie

 
 

Nunca se equivocó nadie

 
 

-si lo que hizo lo hizo buscando el bien de su familia y

 

-si con lo que hizo buscaba llevar el bien a toda la humanidad sin excluir a nadie

 

-nadie se equivocó si su pensamiento y su acción estaban basados en el amor, aunque los resultados puedan parecer equivocados

 

 

Realmente quien se equivoca es quien utiliza la herramienta que se le dio para elevarse en espíritu, su intelecto, para lograr beneficios a expensas de los demás, para someterlos, para separarlos, para darles excusas para enfrentarles, para que compitan entre ellos o para que guerreen.

 

Nunca se equivocó nadie que en su alma buscara ayudar a todo el mundo sin exclusiones, pues quien se equivoca es quien recibe y malgasta, quien recibe y no aprecia como una nueva bendición lo que le llega o quien desprecia las enseñanzas de oro que le hubieran permitido sobreponerse a condiciones duras.

 

Nunca fue equivocada la tendencia a la unión, salvo si para ello se recurre o recurrió a la fuerza o a las guerras, ya que esa tendencia a la unión surge siempre tras la elevación del espíritu de todo el planeta o parte de él. 

 

Nunca hemos de fiarnos de la mentira de las guerras para la unión del mundo, pues esto mismo se usó múltiples veces como  excusa para que alguien poseído por los oscuros* o por agentes de ellos, iniciaran guerras devastadoras, y un buen ejemplo no tan lejano fue el de Napoleón Bonaparte, agente de la oscuridad, tal como muestra con la señal del masón** en varios cuadros.

 

No somos culpables nunca si buscamos el bien de todos, no solo el de unos pocos, pues en caso contrario sí seremos culpables.

 
 
El Libertario
 
*incluyo en el concepto de posesión por alguien de la oscuridad el tener una mente totalmente enajenada por las ideologías religiosas, tanto como para desear guerras o como para proceder a la muerte de alguien por no ser creyente
**los masones de bajo nivel pensarán que estoy loco al escribir esto, pero es que ni tan siquiera sospechan lo que hay en los más altos niveles de la masonería ni a quienes sirven realmente con su adquirir conocimiento sin cuestionarlo, su admisión ciega de este, obediencia ciega a los rangos superiores y la ocultación del conocimiento a las masas con la excusa de preservarlo como para que no caiga en malas manos (las del pueblo llano, por supuesto, no otras manos); actualmente la Masonería realmente es una de tantas tretas de sionismo para resultar favorecidos ellos de forma que poco a poco se acerquen cada vez más a su ansiado  plan, el de ser dueños y señores de la Tierra y quienes sobrevivan, sus sirvientes
 

 

 

No son necesarias las cámaras ni los micrófonos; todo queda grabado, incluso cada una de nuestras intenciones. Nuestro mundo es un gran libro.

 

Podremos repasar cada una de las partes importantes de nuestras vidas e incluso las repercusiones y los sentimientos de los demás asociados a lo que nuestros actos ocasionaron.

 

Esto es especialmente útil para las almas jóvenes, aquellas que todavía no tuvieron tiempo de encarnar muchas veces, pues suelen ser las más necesitadas de aprendizajes.

 

Aparte de las cosas personales, los eventos principales sociales junto con sus intenciones, a menudo oscuras, también quedan registrados en una especie de libros a los que se ha llamado Registros Akáshicos.

 

No hay nada que podamos esconder, pues todo puede ser sacado a la luz. El tiempo no existe en los mundos en los que existimos en otras dimensiones con nuestros otros cuerpos, y se puede revivir cualquier hecho vivido en nuestro pasado próximo o remoto.

 

Nos define como seres primitivos o poco evolucionados el creer que algo se ocultó para siempre. Esto tan solo sirve, ocasionalmente, para esta representación, pero las representaciones son muchas, sin fin, a no ser que nos fundamos con la Fuente perdiendo así nuestra individualidad, pero incluso esto es decisión nuestra, a no ser que hayamos elegido la expresión negativa como nuestra habitual forma de expresión; entonces sí pudiéramos ser obligados a perder nuestra individualidad.

 
 
El Libertario
 
 
 
 
 

NO EXISTE TAL COSA COMO la “voluntad de Dios” fuera de tu propia y divina voluntad. Si Dios quisiera que la vida fuera una expresión similar y mundana nunca te habría creado.  Ni te habría dado la voluntad para expresar tu propia originalidad.

 

Lo que se conoce como la “voluntad de Dios”, fue creada por el hombre para poder gobernar y controlar a sus hermanos. Sin embargo, si tú crees esa enseñanza y ves la voluntad de Dios separada de la tuya, siempre estarás viviendo en la batalla de su voluntad contra la tuya, pues tú querrás hacer ciertas cosas, y sentirás que debes hacerlas, pero la “voluntad de Dios dirá: ¡No debes hacerlo!”

 

Dios no es algo separado de ti. Tú y Él sois Uno y el mismo. Tu voluntad es su voluntad. Cualquier cosa que quieras hacer es lo que tú llamas “la divina providencia”, la voluntad divina.  De esta manera, nunca estás en conflicto con el destino, porque el destino no es preordenado. Es totalmente ordenado por ti. Cada cosa que pensáis crea tus momentos por venir. Este preciso instante de ahora es simplemente el producto de los pensamientos que tuviste hace unos momentos. Esa es la ciencia de Dios. Lo único que el Padre desea para ti, es que experimentes la totalidad de la vida que él es de acuerdo con los sentimientos que hay en tu alma ¿Para qué?  Para que llegues a entender el gozo y el amor incondicional que Dios tiene por ti y por toda la vida.

 

Ramtha

 

 
 

LA MENTIRA

 

Si alguien está en el camino correcto, nunca mentirá.

 

Mentirle a alguien es tratar de engañar al Universo, pero este incluye a quien miente y comprende cada una de las ondas que emite. No se le puede engañar al Universo del que cada uno de nosotros formamos parte.

 

Hemos de sospechar de quien miente, pues la mentira es signo de haber tomado el camino oscuro, y quien mucho miente es fácil que haya vendido su alma al diablo (a lo terrenal, a la riqueza, al poder, etc.), es decir que es fácil que sea un peón de las fuerzas oscuras que desde hace miles de años están en lucha contra la Luz.

 

Si deseamos que este mundo deje de ser un “Valle da lágrimas” nunca hemos de mentir.

 

Todo ser que miente no comprende nuestro Universo ni sus Leyes y lo más fácil es que su comportamiento se deba a los engaños a los que fue sometido hasta crear en su mente un mundo en el que él mismo se halla perdido e indefenso.

 

¿Quiénes son las personas que más mienten actualmente?  Los políticos, sí.

 

Date cuenta de qué tipo de mundo estamos co-creando; si los políticos mienten con gran frecuencia, a sabiendas, date cuenta de a quienes sirven realmente. No hemos de prestarnos a su juego. Hemos de ser seres suficientemente avanzados en lo espiritual como para no dejarnos llevar a las cloacas. 

 

Hemos de crear una sociedad basada en la verdad.

 

El Libertario

 

 

El pecado no existe, todo es aprendizaje

 

A cada una de las vidas terrenales venimos a aprender el amor, el servicio y el perdón, que es el objetivo de nuestras vidas, y que una vez lo aprendamos en su verdadera Dimensión Espiritual, nos graduaremos como seres de Luz y regresaremos a enseñar o cumplir misiones.

 

Nuestro Padre Dios es un ser de amor y que del amor no puede salir castigo. Y si no hay castigo es porque no hay nada que castigar. Y si no hay nada que castigar, lo primero que debemos rechazar es la existencia del pecado, que es lo que la Biblia dice que se castiga.

 

Para nuestro Padre Dios no existe la maldad, no existe el pecado, todo es un aprendizaje en cada una de nuestras vidas. Y uno de los mejores aprendizajes es a través de aquello que terrenalmente llamamos “errores”. Si somos conscientes de los errores que cometemos, aprendemos. Cuando en cualquier actividad cometemos un error y somos conscientes de él, seguro que no lo volveremos a repetir, hemos aprendido, y entre más errores cometemos, más aprendemos*.

 

Lo que venimos a aprender en cada vida muy pocos lo recuerdan, pero aunque no lo recuerden, cada uno obra por un impulso interno que lo guía por el camino que le corresponde. Sin embargo, a pesar de ello  y dado nuestro libre albedrío muchos pueden desviarse del buen camino y por eso deben repetir en otras vidas aprendizajes no cumplidos que habían escogido para esas vidas.

 

Gran cantidad de libros antiguos, especialmente los de la Biblia, hablan reiteradamente sobre el mal, el pecado, sobre un Dios (Yahvé) castigador, guerrero, justiciero (que premia el bien y castiga el mal), sobre la ira de Dios, sobre el castigo con el infierno, el purgatorio, etc., pero estas escrituras han sido suplantadas, falsificadas.

 

En los evangelios y en muchos otros libros se habla del pecado, del “perdón de los pecados”, de que Jesús vino a “redimirnos del pecado”, de que Jesús vino a “perdonar nuestros pecados”, del castigo por los pecados, pero esto se debe a tergiversaciones y el poner en boca de Jesús y de nuestro Padre Dios cosas que ellos nunca dijeron.

 

¿Cómo es posible creer que de un Dios que es la Luz del Universo, un Dios de amor, dador, proveedor, pueda salir la ira, la guerra (como en las cruzadas), el castigo de sus hijos?

 

Todo lo que en esta Tierra llamamos maldad, pecado, son simples aprendizajes. El pecado no existe, existe el aprendizaje del amor hasta graduarnos como Seres de Luz. Como no existe el pecado, por eso no hay castigo y todos regresamos siempre a la Luz que es nuestro Padre Dios.

 

Revelaciones de Dios en 2012-2016 – Alfonso Cortés R.
 
*esto no es así en esta vida cuando a uno le programaron para creer que cuando mata lo hace por el bien de su patria o por el bien de los suyos; si a alguien le lavaron la cabeza con ideas de matar para engrandecer su patria, no aprenderá en esta vida, aunque se dará cuenta de su gran error tras dejar su cuerpo; es decir, los programas inhabilitan para ser gente de bien