El gran engaño babilónico

 

Creo que el gran engaño babilónico consistió principalmente en presentarnos a Dios como alguien externo a nosotros.

 

Todo lo demás es escenario, y poco importa colocarlo en un escenario u otro, pues la trampa está servida.

 

Esta trampa, en escenarios diversos, es la que obró en todas las religiones monoteístas, ya sean  Mazdeísmo, Mitraísmo, Cristianismo impuesto por Roma o Islamismo; pero la trampa ya existía en las religiones politeístas, a pesar de que los Césares fueran un dios o un hijo de dios, es decir, dioses no tan ajenos a nosotros.

 

El Cristianismo primero, el que enseñó Jesús como un conjunto de conocimientos para llevarnos a una forma de comportamiento y de vida, no participaba de este gran engaño, el de hacernos creer que nosotros somos algo al margen de Dios. Pero este tipo de Cristianismo fue perseguido desde su nacimiento y fue masacrado por el Cristianismo creado e impuesto por Roma. Quienes estuvieron más próximos a las ideas que nos entregó el Maestro (Jesús), como el obispo Arrio y sus seguidores, también fueron perseguidos sin piedad.

 

Era muy importante que el gran engaño babilónico persistiera*.

 

Hoy tenemos los medios para descubrir este engaño y estos medios incluyen la “regresión a vidas pasadas”, pues esta nos daría muchas pistas, y también los relatos de quienes fueron dados por muertos clínicamente y regresaron, pues muchas de estas personas vivieron experiencias transformadoras.

 

Los hallazgos a través de estos medios deberían de hacerse valer para lograr reunir a un colectivo suficiente como para empoderarnos y desechar de una vez por todas el gran engaño babilónico.

 

La Biblia entera está empapada de este engaño, pues su Antiguo Testamento es copia de las tablillas babilónicas y el Nuevo Testamento fue creado basándose también en este engaño. El engaño existía ya en la religión de los egipcios, por mucho que hoy idealicemos al culto de Isis, Osiris y Horus; la vida de Jesús es bastante calcada de la vida de Horus; así hubo de ser, es decir, el engaño estaba presente en esta época, pues en otro caso hubiéramos encontrado en Egipto a un pueblo con gran poder, sin esclavos, y no unos emperadores y sacerdotes ostentadores de gran poder. El engaño pudo llegar a Egipto desde Babilonia también.

 

El gran engaño babilónico lleva al esclavismo de una u otra forma, con una excusa u otra, pero la liberación de este engaño lleva a la libertad. El conocimiento de que todos somos unas pequeñas partes del mismo SER, saber que cada persona es una extensión de uno mismo, lleva a la libertad, una libertad consecuente, en todos los sentidos.

 

El Libertario

*el engaño, por supuesto, fue heredado de Sumeria; pero fue Babilonia la que conquistó lo que fue Palestina y Jerusalén en tiempos de Nabucodonosor II, y fue entonces cuando los sacerdotes que nos han presentado como judíos se impregnaron de unos conocimientos que después estos dejaron plasmados en lo que hoy es la Biblia
 
 
 
 

Carta del universo a un humano

 

Estimado humano,

Si justo ahora estás leyendo esta carta, quiero darte la noticia que eres un gran afortunado, pues tardé millones y millones de años entre estrellas, galaxias y planetas para poder otorgarte esta oportunidad de leer, de reír, de llorar, de amar, de vivir...

No pude crearte como un ser perfecto*, ni como un ser divino*, pero te otorgué alma y conciencia, te hice un ser libre.

Estoy aquí para ayudarte a cumplir tus sueños, pero sé consciente de lo que me pidas; siembra en tu mente paz y tranquilidad, pues tus actos, pensamientos y palabras son el espejo de lo que en algún momento te regresaré cien veces más.

Ama mucho y ama siempre, pero recuerda que el amor no se trata de posesión sino de apreciar, admirar, compartir y sentir, pero recuerda que para poder amar a otros seres debes amarte primeramente a ti, tal cual eres.

Deja de lado el odio, la injusticia, el racismo, el materialismo, alimenta tu alma con arte, con música, aliméntate todos los días con lo que amas hacer, sal a conocer el mundo, viaja, pues recuerda que tú eres parte de mi así como yo soy parte de ti, si alimentas tu alma también alimentarás la mía y lograremos ese gran balance de la vida.

Si, te haré caer varias veces, tropezar y quizás pienses que te he defraudado, pero debes saber que lo hago para que aprendas a levantarte, a levantarte con más fuerza.

Te llenaré de lágrimas en varias ocasiones, de tristezas, pero recuerda que al final tengo un equilibrio y en esa gran obscuridad siempre habrá una luz para ti.

A través de tu vida iré quitando a algunos de tus hermanos cercanos, pero no te preocupes, recuerda que todo tiene un propósito, la muerte es sólo una extensión de la vida, no mueren, sólo pasan a ser esencia y energía del universo, misma que tú respiras todos los días.

No estás solo humano, cuando te sientas solo recuerda que estoy aquí, te veo y te siento… sería muy complicado regalarte una forma física de todo mi ser, pero te he regalado trocitos de mi alma, te he regalado una la luna que puedes contemplar todas las noches, las estrellas, el sol, te he regalado flores; te he regalado a una naturaleza perfecta, a tu madre naturaleza, Pachamama, Gaia… debes cuidarla, amarla y respetarla, aprender de ella porque es sabia.

Yo no hice las religiones, ni las ideologías que sólo actúan completamente en mi opuesto, separando a las personas, clasificándolas; algunos hasta prefieren matarse entre ellas como en estos mismos minutos en ciertos puntos del planeta, yo cree seres libres.

Por ello eres libre de darme la forma que tú desees, si es en forma de algún Dios, de una divinidad, una ideología o si simplemente no crees en mí. Es muy complicado darte a conocer mis secretos, la historia de mi creación y mi propósito, simplemente deseo que aproveches este milisegundo que te he otorgado en toda mi historia, que vivas al máximo cada día que te otorgo…

Por favor, haz que te recuerde, deja huella como humano en esta hermosa historia del universo.

P.D. Recuerda que cada acción que hagas con el corazón, tendrá ecos en todo el universo.

 
-J.K.L.

 

https://blog.healthenergycoaching.com/carta-del-universo-a-un-humano/

 
*por supueso, no estoy de acuerdo con en autor aquí; pero cada uno expresa según su nivel de comprensión actual

 

 

Si situamos a Dios fuera de nosotros mismos, no solo huimos de la responsabilidad de nuestro destino, sino que también negamos nuestra verdadera naturaleza, nuestra habilidad de cambiar y de crear a través del poder de nuestra conciencia y energía. Por otra parte, cuando reconocemos nuestra verdadera identidad como dioses inmortales en una jornada de evolución y autoexploración, ello nos enfrenta con el aterrador y enorme desafío de tomar plena responsabilidad de nuestras vidas como creadores de nuestro destino. Cuando tomamos las riendas de nuestra propia vida surge un sentimiento un tanto agridulce de nuestra libertad, pues ya no hay nadie a quien podamos señalar o echar la culpa por las vicisitudes de nuestra vida más que a nosotros mismos.

 
 
RAMTHA - Divinidad Perdida y Manipulación Genética